La historia increíble del panda

La historia increíble del panda

Que feriez-vous si, un matin en vous réveillant, vous trouviez un panda confortablement installé dans votre cuisine ? C’est pourtant l’histoire incroyable qui est arrivée à Chavi et à Lucía. Pour commencer ce parcours, attardons-nous sur l’idée qu’il existe en ce monde plusieurs vérités ! Audio in Spanish, text in French

El Abuelo y el Alzheimer

El abuelo era una persona que se había formado solo. Su padre fue un bohemio romántico que partió a Vietnam para hacer fortuna, con su esposa y dos hijos chicos. De manera no muy romántica, la madre había tenido que regresar con los dos bebés a Marsella. Menos romántico aún, había tenido que colocarlos después en un orfanato, a pesar de que los niños todavía tenían a sus dos padres en vida. El abuelo había pasado su vida con una furia inmensa debido a esta injusticia. Sin embargo, en lugar de que esto terminara con su vida hizo de ella algo creativo. Se dedicó a sus hijos y los siguió […]

Nunca más

Hace años, durante la guerra civil española, en Valencia, un hombre llamó a la puerta de casa de donde vivía mi bisabuela. Era el hijo del hombre más rico del pueblo, republicano, y los nacionalista acababan de matar a su padre y ahora iban a por el. le suplicaba que le dejase esconderes en su casa, ella aceptó. Durante las dos semanas que el hombre estuvo escondido en el altar de la casa, la policía llamó a la puerta varias veces preguntando por el. Ellos no hablaban mucho entre ellos ya que es estaba aterrado y no quería salir de su escondite, así que ella solo de daba la comida […]

Casualidades de la vida.

Esta historia que quiero contar, me sucedió en la Cerdaña una zona del Pirineo. En la Cerdañna tenemos una casa con un jardín muy grande y unas vistas preciosas. Como siempre ha sido costumbre durante la temporada de esquí, subimos siempre a esquiar y a disfrutar de la naturaleza. Por aquel entonces, yo debía tener unos 5 años aproximadamente, estaba disfrutando jugando con un palo, corriendo jardín arriba, jardín abajo. Al cabo de un rato mi hermano mayor y un amigo suyo salieron al jardín. Mi hermano, cogiió el bastón y como es costumbre entre hermanos empezó a molestarme; yo, sin pensármelo dos veces, cogí otro palo y deci´di empuñarlo […]

La historia de Pipa, Mickey y Batman

El mes diciembre se iba acercando y yo siendo inculto, pequeño e inocente no entendía porque mi padre tenía la manía por estos tiempos, de cerrar siempre la puerta del trastero. Pero esa no era única manía que tenía. También entraba de forma extraña a casa retorciéndose raramente y entrando rápidamente en el trastero, sin que nos diera tiempo a mí y a mis hermanos de ir a darle un beso de bienvenida. El año 2006 estaba siendo un año más o menos parecido, pero a medida que se acercaba el día de navidad el “tió” que estaba posado debajo del árbol de navidad tenía comportamientos extraños por la noche, […]

Una manera de conocer a « Papá Noel »

Cada año, pasamos las navidades en Puigcerdà. Nos reunimos toda la familia en la casa de mis abuelos y, el 25 de diciembre, recibimos la visita de « Papá Noel » y sus regalos que trae consigo para nosotros. Hace ocho años, estábamos todos los primos el 25 de diciembre reunidos en la sala de juegos esperando a que Papa Noel dejase los regalos mientras que nuestros padres y tíos estaban acabando de comer. Mi primo y yo, los mayores, decidimos salir para dar una vuelta en bicicleta por la urbanización. Al salir, vimos que en el parking había movimiento. Nos acercamos y vimos a mi tío disfrazándose de Papa Noel y […]

La caída

Cuando era pequeña, un día en el recreo del colegio mientras cursaba P4 en la escuela infantil estuve jugando con amigas. En el patio había una zona con un tobogán y otras cosas que entre ellas estaban unas barras de las cuales teníamos prohibido colgarnos, pero que aún así nos divertíamos a colgarnos y a pasar de unas a otras. Aquel día, decidí enseñarle a una amiga como me colgaba, pero al pasar de la penúltima barra a la última, me caí. Me hice mucho daño en la muñeca pero no me podía quejar ya que no nos podíamos colgar de aquellas barras con lo cual decidí sentarme en un […]

Madrid no tiene mar pero tiene faro

Ángel no tenía casa. Tenía donde dormir, tenía una cama, pero no era su casa, de eso ya hacía mucho tiempo (de tener casa). Lola tampoco tenía casa, dormía como Ángel en el Centro de Drogodependientes desde hacía dos años, pero esa no era su casa, eso no podía ser una casa. Allí se habían conocido y allí habían comenzado a quererse. A besarse. A acariciarse. Pero no a compartir. Ángel no entendía el amor como compartir sino como poseer. Quería mucho a Lola (es decir quería poseerla mucho). Lola no entendía casi nada por aquella época (cuando no estaba drogada quería drogarse y cuando estaba drogada quería seguir estándolo). […]