Cuando era pequeña, un día en el recreo del colegio mientras cursaba P4 en la escuela infantil estuve jugando con amigas. En el patio había una zona con un tobogán y otras cosas que entre ellas estaban unas barras de las cuales teníamos prohibido colgarnos, pero que aún así nos divertíamos a colgarnos y a pasar de unas a otras. Aquel día, decidí enseñarle a una amiga como me colgaba, pero al pasar de la penúltima barra a la última, me caí. Me hice mucho daño en la muñeca pero no me podía quejar ya que no nos podíamos colgar de aquellas barras con lo cual decidí sentarme en un rincón del patio medio escondida y me puse a llorar. De repente aparecieron dos niñas más mayores y me preguntaron que me pasaba al mismo tiempo que me llevaban a ver a la directora , quien en aquellos tiempos te curaba cuando te pasaba algo, yo tenía miedo de que me castigaran con lo cual les conté que me había caído del tobogán. Todo el mundo lo creyó. Por la tarde fui al hospital y resultó que me había roto el brazo, meló escarolaron hasta el codo. En aquel entonces era muy activa, aunque tuviera el brazo escarolado yo seguía haciendo volteretas y ruedas lo cual me ocasionó una desviación de los huesos del brazo. Cuando tenían que quitarme el yeso cuando tocaba, se dieron cuenta de que el brazo estaba aun peor y me operaron. Estuve escarolada hasta el hombro durante todo el verano. Desde entonces todo el mundo sigue creyendo que me lo rompí al caerme del tobogán.

Nines – Texte / Text / Texto
Histoire écrite en espagnol / Story written in Spanish / Historia escrita en español